El Siglo de la Información

atos-imagen-el-siglo-de-la-informacion

Por Hubert Tardieu, asesor del CEO, Atos

 

El siglo XXI será el siglo de la Información, el nuevo recurso para mejorar la economía, como lo fueron las finanzas en el siglo XX. Reunir y usar la información está transformando nuestras vidas, ya sea en casa, de viaje, de compras o incluso al recibir servicios sanitarios. Está ayudándonos a controlar nuestras facturas de calefacción, recibir más promociones online de interés y a asegurarnos de que nuestros coches siguen funcionando mediante un control proactivo de los componentes antes de que estos se estropeen.

 

Pero a medida que el volumen de información que estamos creando continúa creciendo, ¿Hay riesgo de las empresas se vuelvan abrumadoras o la podemos usar en nuestro favor para tener un punto de vista interesante? Y, con respecto al aumento de la privacidad de la información, ¿debemos compartir tanta información personal con las organizaciones?

 

¿Cuánta información estoy generando?
La conectividad universal, las redes sociales y otras tecnologías asociadas permiten a cada uno de nosotros generar un caudal de información digital, como mensajes escritos (tweets, textos y correos electrónicos), imágenes y vídeos. Hoy en día, hay miles de millones de objetos conectados, 4.500 millones de smartphones y  tablets, así como 2.500 millones de usuarios en las redes sociales. Todo ello está teniendo un impacto técnico y económico sin precedentes en la sociedad.

 

Por ejemplo, hoy, una familia media genera suficientes datos como para llenar 65 iPhones al año, y esto se multiplicará por cinco en 2019. Para dar una idea de cómo ha aumentado la generación de datos con el tiempo, el 90% de los datos que hay hoy en el mundo se han creado en los últimos dos años y, según la Ley de Zuckerberg, generamos tanta información cada año como toda la que se ha creado desde la invención de la escritura.

 

Superar las dudas sobre seguridad para desbloquear el valor de los datos
El Internet de Toda las Cosas es una red universal de comunicación de todo: gente, procesos y ubicaciones que permiten a las organizaciones captar y gestionar de forma efectiva los datos de miles de millones de objetos. El impacto de tenerlo todo conectado se medirá, en nuestra calidad de vida, en términos de servicios que aportan valor y que serán activados, pero esto se debe regular dependiendo de la  privacidad de cada uno.

 

Por ejemplo, si la tecnología portátil va a cumplir las expectativas de convertirse en una parte totalmente integrada de nuestras vidas privadas y profesionales, habrá que solucionar las incidencias de seguridad con mejor control basado en el gesto y experiencias de realidad aumentada, así como uso de los datos contextuales para dar soporte a servicios de usuario. El consumidor, con frecuencia, considera la que la privacidad de sus datos queda comprometida sin razón al adoptar nuevos servicios y procesos digitales. Y, con el aumento drástico de los ciber ataques, robo de identidad y fraude de tarjetas de crédito, no es extraño que se preocupen.

 

Las compañías deben, lo tanto, identificar sus activos de información críticos para replanteearse los patrones de protección y seguridad, y sobre todo, los proveedores de servicios necesitarán tener en cuenta los tipos de datos, uso anticipado y reglamentos necesarios para mantener los datos personales protegidos y fuera del alcance de manos indeseables.

 

Una vez solucionados estos aspectos, las organizaciones pueden comenzar a analizar la información ayudar a tomar decisiones y anticiparse a las conductas del cliente. Lo más importantes es que la analítica prescriptiva tiene el potencial para recomendar acciones a los trabajadores y automatizar procesos industriales. Y serán las empresas que adopten la analítica predictiva las que serán verdaderamente competitivas en el siglo de los datos. Por ejemplo, IBM y Twitter han firmado recientemente un acuerdo para unir el software de análisis de IBM con los enormes volúmenes de generación de información por parte de los usuarios de Twitter para tener una mejor perspectiva sobre cómo se está usando la plataforma.

 

Con una red debidamente conectada de miles de millones de aparatos y usuarios, la información será el "nuevo oro negro", reunidos e intercambiados como parte de una Economía de Datos totalmente nueva. Surgirán nuevas e interesantes oportunidades de negocio, siempre que los mercados estén organizados monetizando la información de forma apropiada. Sin embargo, solo será rentable si los socios de negocio, reuniendo los datos generados por nuevos servicios (con el consentimiento del usuario), están dispuestos a realizar las inversiones necesarias de forma que se establezcan los adecuados marcos de trabajo operativos y comerciales.

 

 

atos-hubert-tardieu

Hubert Tardieu: Tras 27 años en Sema, luego SchlumbergerSema y posteriormente en varios cargos de Atos, incluido Global Telecom, Global Finance, Global Systems Integration and Global Consulting, hoy soy el asesor del CEO de Atos, ayudándole a tener la visión de lo que será nuestro mundo dentro de cinco años. Para ayudarme en esta tarea, hemos formado en junio de 2009 a más de 100 miembros de la Comunidad Científica, donde los mejores ingenieros de Atos han creado juntos su visión que hemos llamado "Journey 2016 - Enterprises without boundaries ", que puede consultarse en la web de Atos (así como otros 20 White Papers más).

Contáctenos

Atos Spain
trans-1-px
Nuestra página web utiliza cookies. Si continúa navegando por esta web, acepta que sigamos usando cookies para mejorar nuestros servicios y permitir el análisis de sus
hábitos de navegación. Si no está de acuerdo, puede bloquear su uso mediante la configuración de su navegador como se explica en nuestra Política de Privacidad
Aceptar Más información